Theodrama reseña: Hermenéutica y signos de los tiempos de A. F. Roldán

Share This:

Por Caleb Miranda, MDiv 

Alberto F. Roldán. Hermenéutica y signos de los tiempos. Teología y Cultura Ediciones, 2016. 192 pp.

El libro Hermenéutica y signos de los tiempos de Alberto F. Roldán, Doctor en teología y profesor de teología sistemática, nos presenta una breve introducción a distintas aproximaciones hermenéuticas de la modernidad y posmodernidad.    El libro cuenta con siete capítulos, cada uno dedicado a presentar en breve detalle distintos pensadores y sus acercamientos hermenéuticos.  Roldán pretende presentar distintos intérpretes de la Biblia a raíz de grandes influencias filosóficas y sus maneras creativas de lidiar con la Biblia.  “Toca distintos temas hermenéuticos, filosofía, teología y ciencias sociales donde cada uno de los autores han querido responder.”[1]  Responden pues con las herramientas filosóficas que se encontraban a la disposición en sus marcos históricos coyunturales.

El libro nos presenta la indeleble marca que nos ha dejando la tradición continental de los siglos pasados al momento de la labor hermenéutica, incluso a intérpretes latinoamericanos.  Roldan nos quiere mostrar que todo intérprete no interpreta en un vacío sino que se sirven de las perspectivas filosóficas que les rodea.  Todos ellos (los pensadores) teologizando en sus contextos históricos culturales y respondiendo de alguna manera al idealismo alemán neo-kantiano/hegeliano que influenció la interpretación bíblica. Este es uno de los temas que sobre salen a pesar de que se encuentra no pocas veces implícito. Es decir, los pensadores criticaban el riesgo de diluir el cristianismo en un tipo de progresismo secular y silenciar la teología novotestamentaria.  Básicamente el postmodernismo es una contestación a este tipo de idealismo.  Es interesante señalar que la mayoría de los autores presentados en el texto se encuentran altamente influenciados por el existencialismo de Kierkegaard y Heideigger (importancia de la experiencia de la fe en el individuo).

Roldán nos muestras el dialogo creativo que existe entre la interpretación bíblica y el intérprete y como estos pensadores leen la Biblia a la luz de los problemas sociales que surgen a partir de sus dilemas sociales.

Por ejemplo, Agamben en el primer capítulo nos quiere mostrar la secularización de las ideas teológicas en la historia de Europa. En otras palabras, según Agamben todo lo bueno que existe en la sociedad actual se lo debemos a la providencia de Dios.  Para Agamben Jesús tiene algo que decir en la política y sociedad, no solamente en la espiritualidad del individuo.  En el penúltimo capítulo, dedicado a Schweitzer,  Roldán quiere enfatizar la importancia de un Jesús judío y escatológico engranado en sus enseñanzas éticas y espirituales.  Me gusta pensar que Roldán quiere insistir en la centralidad de la teología en la cosmovisión de cada pensador.  Si Jesús tenía algo que decir en el pasado, también tiene algo que decir en el presente, y  por consiguiente, la última palabra en el futuro.  Roldán nos conduce a la raíz de la tradición cristiana.  A mi parecer, su deseo es recuperar la revelación cristiana como el marco de referencia para interpretar el mundo que nos rodea.  Para cada escritor la historia no es un evento al azar, sino que forma parte del misterio de la revelación cristiana.  Estudiar Hermenéutica y signos de los tiempos de Roldán es sumergirse en temas complicados y no pocas veces intensos. Sin embargo, es de suma importancia que cada persona que desee entender el pensamiento filosófico de la actualidad y la cristiandad que le rodea enfrente cada pensador expuesto por Roldán.  Comprender cada pensador que el autor ha plasmado en su libro es entender el arduo trabajo que conlleva la labor hermenéutica. Como bien menciona Beuchot en el prólogo;

“La hermenéutica teológica tiene que responder a las inquietudes de nuestros tiempos en la línea de la construcción del Reino a través del misterio de la Cruz.” [2]  El libro nos presenta las complejidades en la que distintos pensadores han mirado hacia el pasado cristiano y fervientemente nos trasladan al aquí y el ahora los textos bíblicos del ayer.

El problema de fondo de cada escritor sigue siendo la búsqueda del Reino de Dios, concepto inseparable de la teología cristiana.

A mi juicio Roldán es bastante justo al describir los distintos pensadores.  Él permite que hablen por sus propios méritos y le concede al lector que tome el mazo y decida en sus propios términos el veredicto.  Ciertamente son pensadores que debemos recuperar, releer y luchar con sus opiniones y reflexiones teológicas.  Indudablemente es hacer hermenéutica en los signos de los tiempos.

 

Como lector(a), ¿que presuposiciones asumes al leer la Biblia? ¿Es posible localizar el significado histórico original de la Biblia?


[1] P. 25 (paráfrasis propia)

[2] P. 19 (paráfrasis propia)

Leave a Reply