“¿Por qué me has abandonado?” Sobre el lamento

Share This:

Los días son pesados, el sufrimiento toca la puerta, los inocentes son perseguidos y los orgullosos miran con desprecio. Bienvenidos a la Cuaresma. Esta temporada nos llama leer los días con los lentes de Jesús. Vivimos cautivos a dioses, vicios, falsedades, hipocresía, lujuria y violencias. Por esto debemos lamentarnos y para lamentarnos necesitamos los salmos.

 After Lament

Los salmos en la Biblia formaron parte integral de la formación espiritual y teológica de Jesús. Fue un salmo lo que recitó cuando estuvo colgando en la cruz (Mat. 27:46) y al invocar a Dios antes de su muerte pronunció otro salmo (Lucas 24:46). Estos salmos son conocidos como salmos de lamento.

Usualmente cuando la gente se acerca a los salmos buscan palabras de aliento, celebración o adoración a Dios. Pero un uso primario para los primeros cristianos era la adopción del lenguaje de lamento para expresar ante Dios las luchas y perdidas de la vida.

El lamento en los salmos incluyen las razones y causas generales de la situación del poeta y el pueblo. Los salmos que se dirigen al lamento personal incluyen una petición introductoria, el lamento, una confesión de confianza, una petición general y un compromiso de adoración (p.ej., los salmos 46, 123, y 126). También encontramos una estructura que refleja una situación existencial: una queja contra Dios, una queja contra el enemigo o una queja contra sí mismo. Considere el Salmo 22 citado por Jesus en la cruz.

Queja contra Dios:

                         Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi   clamor?

2Dios mío, de día clamo y no respondes;

y de noche, pero no hay para mí reposo.

Queja contra los enemigos:

      7 Todos los que me ven, de mí se burlan;

hacen muecas con los labios, menean la cabeza, diciendo:

8Que se encomiende al Señor; que El lo libre,

que El lo rescate, puesto que en El se deleita.

12Muchos toros me han rodeado;

toros fuertes de Basán me han cercado.

13 Ávidos abren su boca contra mí,

como un león rapaz y rugiente.

Queja en contra de sí mismo:

 “6Pero yo soy gusano, y no hombre;

oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.”

8 «Éste confía en el SEÑOR,
¡pues que el SEÑOR lo ponga a salvo!
Ya que en él se deleita,
¡que sea él quien lo libre!»

Necesitamos adiestrar nuestras emociones e imaginación en el lenguaje del lamento. Demasiados discursos en nuestra sociedad van dirigidos a apaciguar los quejidos del corazón y ofrecerle rutas de placebo o entretenimiento para nuestra melancolía. Jesús nos enseña que ante el sufrimiento y la injusticia nuestro lenguaje debe superar el ahogarse en sí mismo, y debe alzarse de las cenizas hacia el Dios que no le teme a nuestros gritos de socorro e ira. El Dios que es vida, luz y amor.

En cuaresma miramos alrededor y caminando hacia la cruz con Jesus, el Cristo, nos lamentamos.