Pro mujer, pro vida… Pro humano.

Pro mujer, pro vida… Pro humano.

Share This:

Hoy en EU se conmemora la contenciosa decisión legal acerca de la legitimidad del aborto como un derecho constitucional. Filosóficamente esta discusión se enmarca en torno a la noción de “derechos” humanos y se discute políticamente entre aquellos que promueven un discurso y práctica en “pro de la vida” en contraste de un discurso y práctica en “pro del derecho de la mujer”.

Cierto que estas opciones polarizadas son reduccionismos. Pero dejando a un lado por un momento el encuadre del concepto de “derecho” y su justificación en la modernidad, pregunto: ¿Acaso no deberíamos sentir (cualquiera que sea nuestra inclinación legal al asunto) una profunda y perturbante tristeza ante la perdida voluntaria de vida en sus más vulnerables estados? Para los cristianos la vida humana no tiene un valor instrumental, su valor no es atribuido por la sociedad, sino que su valor es reconocido como intrinseco por cuanto somos criaturas de Dios. Esta valoración es pertinente en todas las etapas de la vida. Es tan pertinente que para Jesucristo es una medida de nuestra humanidad el que podamos preocuparnos, sostener y cuidar a los más vulnerables y pequeños entre nosotros. Todos (hombres y mujeres) estamos envueltos en dinámicas que en algún momento u otro niegan la vida. Oremos y esforcémosnos para que nuestra cosmovisión promueva la vida y su florecimiento, y oremos y esforcémonos por apoyar, consolar y mostrar amor por las tantas/tos que han optado por seguir el camino contrario. Extendamos nuestro abrazo y mostremos cómo Dios restaura y sana nuestras heridas, y tambien las que hemos causado. En una discusión como esta perdemos todos si no entendemos que el proposito de Dios en Cristo Jesus es acernos más humanos, parecidos a Jesus. Oro para que podamos ofrecer alternativas y soporte para las/los muchos que han enfrentado esta realidad.

2 thoughts on “Pro mujer, pro vida… Pro humano.

  1. Jesús siempre estuvo al lado de los más frágiles y vulnerables, no para perpetuar ese estado, sino para “empoderarlos” protegerlos, fortalecerlos e investirlos de la autoridad y la libertad que otorga el reconocimiento de la dignidad…

Comments are closed.

Comments are closed.