Darse cuenta en navidad

Darse cuenta en navidad

Share This:

La temporada navideña esta llena de tradiciones anti-navideñas, pero todavía podemos retomar espacios para crecer en familia y felicidad.

Cada vez que veo a mis niños jugar y platicar me encuentro pensando, aunque sea por algunos segundos, la necesidad que tengo de ser un mejor ser humano, un mejor padre, mejor esposo, mejor amigo, mejor trabajador, y más aun, un mejor seguidor de Jesús de Nazaret.

Mis niños me están enseñando por qué Jesús prefirió a los chiquitos/as. No es por su aparente ignorancia de las cosas de la vida o su admirable inocencia. Más bien, los niños saben depender de otros, seguir a otros, aprender a confiar, amar y esperar. El corazón infantil esta abierto a tomar formas hermosas, y aunque vulnerables, son potenciales vidas llenas de significado y transformación. “Dejen que los niños vengan a mi porque de ellos es el reino de los cielos”, dijo Jesús. Jesús sabia que todos somos niños antes de ser cualquier cosa.

Y cualquier cosa es lo que no quiero regalarle a mis niños. Me doy cuenta que me encanta hacerles regalos y qué temporada más linda para hacer regalos que en navidad. Pero tengo que tener cuidado de no establecer el precedente de que aunque decimos que esperamos el nacimiento de Jesús, realmente con nuestras acciones nos importa lo mínimo y lo que terminamos celebrando en un grotesco impulso consumista. Es decir, no les quiero regalar  una visión de que en esta temporada se trata de satisfacer los deseos “por cosas”. Mi deseo es que puedan ver que recibir un regalo es una muestra de gracia, de algo que no merecemos. Dios nos ama sin que tengamos que ser lo mejores, sin trueques. Y nos ama verdaderamente, no como el Sr. Santa Clause que solo regala cuando los niños se portan bien.

Hacemos regalos porque hemos recibido regalos primeros y hemos aprendido. Quiero enseñarle a mis hijos en esta temporada de navidad, cuando el peso de los días se hace sentir y cuando miramos las dificultades punzantes de la realidad, que podemos vivir con felicidad. Este es el regalo por el cual me quiero gastar la vida.

Los primeros que recibieron el anuncio angelical del nacimiento del Mesías esperado fueron los pastores del campo. Eran gente pobre. Gente que sabían lo que significa luchar por sus hijos/as y familias. A estos se les anuncia “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres en quienes El se complace.” De pronto el anuncio parece inofensivo. Se trata de admiración y paz. Pero una mirada atenta nos permite discernir lo extraordinario del aviso. El Dios de Israel, el Dios creador, aquel que bendeciría a todas las naciones (etnias) esta haciendo algo, activando un evento, generando un nacimiento e identificándose con el niño Jesús en Belén. Aquí recibimos una noticia que provoca asombro y adoración al Dios que esta haciendo algo a través de su enviado Jesús para reconciliar a todo el mundo consigo mismo.

Si al corazón de nuestra luchas y falta de aire hay una terrible incisión que nos separa de Dios y de nuestro prójimo, en Jesús de Nazaret, en su nacimiento, se anticipa la paz sanadora de la herida en nuestra existencia. Dios mismo deposita su bienestar restaurador sobre nosotros cuando respondemos al llamado que hace la vida del niño de Belén. Llamado para que su practica, palabras, destino y futuro liberador sean nuestro norte. Porque allí en Belén, de una virgen, con un joven temeroso, entre paja y animales, entre empobrecidos de la tierra, Dios se hace uno con nosotros. En Jesús encontramos a Dios encarnado.

Así quiero enseñarle y cantarle a mis hijos. Y que puedan con alegría decir:

a Belén, a Belén, pastores

a Belén, a Belén llegad

que el amor de los amores

ha nacido en un portal…

Navidad que felicidad

Navidad que felicidad

 

Algunas recomendacione para actividades de familias que refuercen el sentido de navidad.

1. Cuénta la historia una y otra vez.  Tome oportunidades para que se lea y se cuente la historia del nacimiento de Jesús. Tome los relatos de Mateo y Lucas en sus primeros capítulos.

  • Matt 1:19-25
  • Matt 2:1-12
  • Luke 2:1-20
  • John 1:1-18

2. Crea actividades que resalten la navidad.  Organice manualidades, música y asociaciones de símbolos como árboles y colores con su aportación en la navidad.

3. Busca oportunidades para practicar generosidad. Busque participar en actividades comunitarias de servicio auspiciados por iglesias. Busque hacer regalos con sus niños/as a personas que tengan alguna necesidad. También puede con sus niños/as hacer donaciones a organizaciones como Visión Mundial.

 

 

Jules Martinez es predicador, profesor y conferencista. Esta completando estudios doctorales en teología sistematica en Trinity Evangelical Divinity School en Illinois y sirve en el cuerpo pastoral de la Alianza Cristiana y Misionera en EU y PR. Su blog esta dedicado a notas en teología, la vida cristiana y asuntos que se asoman en el diario vivir.

One thought on “Darse cuenta en navidad

  1. Saludos. Dios te ilumine siempre con su Bella Luz y, permita siempre que la llama de la Fe en tu lampara se avive cada dia mas para que guies de manera acertada a tu prole y a la humanidad.
    Con Amor tu Padre Terrenal.
    Jorge.

Comments are closed.

Comments are closed.